Conceptos para la aplicacin de Fungicidas en Trigo

Para conseguir un control eficiente debe tenerse una visión integral del sistema, analizandose los atributos del patógeno, del hospedante, del funguicida y un analisis económico de daños e inversión.

La mayora de las veces al momento de aplicar fungicidas prevalece la idea de priorizar sus efectos sobre la planta ms que sobre el patgeno. Existe una aceptacin generalizada entre productores y asesores que el principal objetivo de un fungicida es “proteger y curar” el trigo sin tener presente que dicha tarea se realiza mediante su accin sobre los patgenos. De esta forma muchos fungicidas son aplicados en funcin del estadio fenolgico o con la misin de que las hojas involucradas en la generacin de rendimiento reciban el qumico, an sin considerar el nivel de enfermedad presente, asemejando a un “barniz” protector que debe durar numerosos das. Es tanta la insistencia en pensar primero en la planta (visin fitocntrica), que muchos deciden aplicar fungicidas con la misin fundamental de proteger la hoja bandera y la inmediata inferior.

En este nico marco de anlisis es altamente probable que por ejemplo al momento de aplicar, el cultivo presente pstulas o manchas en las hojas inferiores (principales multiplicadores de la enfermedad en el lote) sobrepasando los umbrales de recomendacin con daos irreversibles. Est claro quecomprender la fisiologa del hospedante es de importancia pero no debe ser la nica informacin que gue la aplicacin de fungicidas.
Esta visin fitocntrica puede llevar a un atraso de la aplicacin, o a una ineficiencia de la accin qumica de control.
En varias campaas las aplicaciones fueron realizadas con la mirada sobre la planta ms que sobre el hongo. De esta manera mientras los umbrales recomendaban aplicar cuando haba 5-10% de incidencia (por ej. cuando 5-10 hojas sobre 100 tenan roya), muchos prefirieronesperar la aparicin de la hoja bandera para realizar la aplicacin. Esto permiti que la poblacin del patgeno creciera en las hojas inferiores en el tiempo y en el espacio. Bajo estas condiciones, la eficiencia del producto disminuye drsticamente, pues el/los principio/s activo/s debe/n combatir a una superpoblacin de patgenos en crecimiento que con las dosis habituales de uso no lo podr/n hacer de manera efectiva y duradera. Aqu yacen muchas de las razones que explican lasre-infecciones, o sensaciones de “fallas qumicas de control”.

Recuerde:a partir de una pstula de roya se generan nuevas pstulas y aparece una cadena de infeccin. Una pstula puede producir 3000 esporas por da durante 20 das en un cultivar susceptible.
CONCEPTO 1: Pensar en la planta, en el hongo o en ambos?

“No deje crecer la cadena”.

El fungicida es un arma para manejar poblaciones de hongos.Otorgue importancia tambin a las hojas inferiores enfermas(ms an si se trata de variedades muy susceptibles), ellas podrn aportar menos al rendimiento, pero aportan muchsimo a la multiplicacin y a la diseminacin de los patgenos.Es necesario frenar la elevada tasa de multiplicacin del patgeno que se registra en los comienzos de una epidemia.Estos valores ms bajos deincidencia o severidadson los ms importantes y deben ser detectados mediante un correcto y frecuente monitoreo desde encaazn en adelante.Cunto ms pequea sea la poblacin mayor ser el control y la persistencia. Respete losumbrales de dao econmico desde encaazn en adelante. No deje crecer la cadena.
Recuerde que cuando los fungicidas son aplicados oportunamente y a la dosis recomendada se produce una disminucin del inculo presente en el lote y esta es una manera de ejercer “proteccin indirecta” sobre hojas que an no emergieron (disminucin del inculo en el lote).

CONCEPTO 2: Fungicidas, dosis y tipos de molculas correctos

Existennuevas razas de la roya de trigo. En Brasil se ha comprobado que estas nuevas razas (que estn presentes tambin en Argentina y Uruguay) son extremadamentems sensibles a las estrobilurinas que a los triazoles. Por todo ello, ante la presencia de la roya naranja, esrecomendable usar mezclasde triazol mas estrobilurinas ya que se observa a campo mayor control y tiempo de proteccin. Los triazoles solos tambin controlan la roya de la hoja, con mucho menos eficiencia que las mezclas.

Campaas pasadas muchos productores optaron por utilizartriazoles solosy sucedi lo que se esperaba, un menor control y un menor periodo de proteccin, lo que gener re-infecciones tempranas y necesidad de re-aplicar. Esta es otra de las razones que explicaran “fallas qumicas de control”.

Por elloutilice mezclasde estrobilurinas ms triazol para control de royas en trigo y respete las dosis. Lasestrobilurinastienen excelente accin protectora evitando la entrada de patgenos en las plantas (por eso con ms fundamentos debera aplicarse la mezcla a tiempo y segn el umbral).

CONCEPTO 3: Tecnologa de aplicacin: llega el producto?

Es poco frecuente analizar el resultado de una aplicacin. El simple hecho de ver de lejos pulverizar o dar la orden para la misma ya aliviana la presin de controlar la tarea. Sin embargose observan muchsimas ineficiencias en las pulverizaciones. En muchos campos pudo corroborarse que los fungicidas y sus gotas no llegaban a cubrir las hojas en nmero y en especial las inferiores donde el hongo inicia su ascenso.

Aqu entonces podemos considerar latercera causa de las “fallas qumicas de control”.La consecuencia fue observar re-infecciones en menor tiempo, mostrando unaprdida del perodode proteccin de los fungicidas.

La aplicacin de fungicidas debe ser vigiladapara garantizar el nmero y tamao de gotas en los estratos de la planta y as poder optimizar la llegada del producto asegurando el perodo de proteccin de los mismos.

CONCEPTO 4: Aplique segn los umbrales de dao, cmo obtenerlos?

Dentro de la sanidad vegetal el uso de herbicidas o insecticidas puede resultar diferente al de los fungicidas. Caracterizar y hasta cuantificar insectos o malezas es una tarea frecuentemente posible, mientras que contar esporas para caracterizar la poblacin patgena en el campo resulta imposible en forma prctica. De esta forma en fitopatologa y muy especialmente en enfermedades donde es difcil predecirlas, resulta necesarioaceptar un nivel de dao(manchas o fructificaciones) para tener certeza de la presencia de la poblacin del patgeno en el campo. Estos niveles de enfermedad son los denominados umbrales de dao econmico y de accin (UDE; UDA) que no es ms que el mximo nivel de enfermedad tolerable econmicamente en los lotes y que nos ofrece la certeza de la presencia de la epidemia.Estos umbrales son los suficientemente bajos como para fortalecer y aprovechar las principales acciones de un fungicida: las acciones preventiva y curativa, y para frenar la alta tasa de multiplicacin del patgeno que se registra en los comienzos de una epidemia.

Elperodo de proteccin de un fungicida(y por lo tanto la posibilidad de re-infeccin de un patgeno policclico) depende del nivel de enfermedad al momento de la aplicacin, tipo y dosis de molcula qumica, tecnologa de la aplicacin, variables climticas al momento de la aplicacin, entre otros factores.

A la hora de aplicar, es necesario analizar losatributos del patgeno(policclico, razas, presin de inculo);del hospedante(perodo crtico de generacin de rendimiento, grado de susceptibilidad, rendimiento potencial);del fungicida(dosis, tipo de molcula, del ambiente (roco, lluvias temperatura, mojado);y el anlisis econmico de daos e inversin.

En este contexto, los UDE y UDA actualizados, en conjunto con pronsticos climticos, podrn ser una buena referencia para optimizar la decisin. Utilice como referencia losumbrales de daodesde encaazn hasta inicio de grano lechoso.Recuerde que cuanto ms se deje crecer el nivel de enfermedad ms all de los umbrales, menos eficientes y menos rentables sern los fungicidas.

Por todo ello y con el objetivo de disminuir incertidumbre y auxiliar a los tcnicos y productores, se han elaborados sistemas fciles y prcticos basados en los UDE y UDA para estimar elmejor momento de aplicacionde fungicidas asegurando la sustentabilidad y la rentabilidad.

Fuente: Engormix