Novedad

Novedad

Es momento ideal para el monitoreo

Con la consigna de prevenir antes que curar, los especialistas brindan las pautas para que las plagas y enfermedades no afecten a los cultivos

La campaña 2016/17 está signada por las inclemencias climáticas, mientras algunas zonas sufren excesos de precipitaciones, otras deben soportar extensas sequías. Ante este escenario la proliferación de plagas y enfermedades está a la orden del día por lo que los expertos recomiendan prevenir antes que curar y el monitoreo juega un rol fundamental junto con la aplicación exacta de los fitosanitarios necesarios.

“El productor debe entender que la tarea tiene que se hacerse de manera profesional, de nada sirve mirar el lote de lejos y sin un conocimiento real en la materia. Un ataque puede generar mermas en el rinde y hasta la pérdida total de un lote” explica Roberto Peralta, de Halcón Monitoreo.

El especialista adelanta que en las zonas donde hay exceso de humedad se está viendo un aumento de chinches de alfalfa que dañan al cultivo de soja. Por el contrario en las regiones donde hay seca hay presencia de arañuelas que afectan a la soja y el girasol, sobre todo en la zona de Balcarce, provincia de Buenos Aires.

En este contexto las firmas de productos para la protección de cultivos ofrecen diversas soluciones además de asesoramiento de sus especialistas.

RACE RM es un novedoso fungicida para el control total de las enfermedades de fin de ciclo de soja. Presenta la perfecta combinación de Metominostrobin con Tebuconazole. Metominostrobin se diferencia de otros productos del mismo grupo, por su acción sistémica multidireccional. Actúa, principalmente, interfiriendo el crecimiento del micelio de un gran espectro de hongos patógenos y al mismo tiempo actúa sobre la germinación de esporas. Al poder residual y acción sistémica multidireccional de Metominostrobin, Tebuconazole le agrega un gran stop curativo.

RACE RM combina las fortalezas de ambas moléculas, dando como resultado un producto único por su gran espectro de control de enfermedades. Tiene acción curativa, preventiva, residual y erradicante. Promueve un rendimiento superior debido a su excelente eficacia durante el final del ciclo de la soja, trigo y maíz.