Novedad

Novedad

Semillas sanas ante todo

Fusarium ataca desde la emergencia provocando podredumbre y disminución del stand.

Fusarium graminearum, en combinación con otros patógenos (Bipolaris sorokiniana, Rhizoctonia solani) pueden ocasionar la patología conocida como Podredumbre común, tratándose de una enfermedad que origina, como su nombre lo indica, podredumbre a nivel de raíces y corona extendiéndose por el cuello de los tallos en los ejes principales y macollos.
Las pérdidas se manifiestan en la reducción del stand de plantas, reducción del número de macollos, del tamaño de espigas y del peso de los granos. Las condiciones de ambiente que predisponen a la enfermedad son suelos secos y temperaturas cálidas, factores que provocan en las plantas situaciones de estrés. No obstante es requerida alta humedad relativa para la infección de las raíces.
Los daños como consecuencia de esta enfermedad son variados al igual que los síntomas. Uno de los daños más importantes tienen que ver con la reducción del stand de plantas que se da próximo a la emergencia de las plantas o posterior a ella. Fusarium invade las raíces secundarias y cuando logra colonizar corona y cuello de tallos puede provocar la muerte en las plantas.
Las que no mueren pueden manifestar manchas marrones en coleoptile, raíces y tallos, que se manifiestan bajo condiciones de tiempo húmedo (humedad relativa cercana a 100%) y temperaturas entre 20 y 25 ºC. Bajo estas condiciones también frecuentemente se manifiestan lesiones en hojas (hojas basales) observadas más claramente en momento posterior a espigazón.
La podredumbre de raíces lleva a la aparición de manchones aleatorios con plantas con color verde claro. Estas maduran más temprano y producen pocos macollos y espigas con semillas arrugadas.
El patógeno (Fusarium spp.) puede ser infectivo en sus distintas formas, como micelio, conidios (esporas), clamidosporas (esporas de resistencia) y ascosporas producidas desde granos (semillas) infectados. Debido a la importancia que tiene esta última vía de infección, se hace necesario como primer manejo de la enfermedad, el control del patógeno a nivel de semilla mediante aplicación de fungicidas formulados como terápicos de semilla.
Posiblemente se cuente para la actual campaña con semilla que puede haber resultado infectada en la anterior campaña y traer consigo una carga importante de patógenos -principalmente Fusarium graminearum- si no se tomaron los debidos recaudos para evitarlo como la limpieza de la cosecha primero a campo (equipos de ventilación de cosechadoras) y luego en lugares de acondicionamiento y fraccionado de la semilla (semilleros).
En este sentido es importante saber que se cuenta con productos recomendados para el control específico de este y otros patógenos de la semilla (Ustilago tritici, Tilletia caries, Tilletia foetida, Pyrenophora tritici repentis, Bipolaris sorokiniana), algunos con presencia de años en el mercado y otros productos de nueva generación.

Consideraciones finales:

  • Conocer el origen y estado de la simiente. 
  • Controlar preventivamente patógenos en semilla empleando productos recomendados y de amplio espectro de control.
  • Respetar las dosis recomendadas para cada producto diluida en el volumen de caldo sugerido.
  • Lograr una óptima cobertura de la semilla en óptimo contacto con el producto.

 

Fuente: Enrique Alberione. INTA Marcos Juárez
Agroconsultas Online

 

Desde Summit Agro Argentina recomendamos aplicar SUMIEIGHT MT, el tratamiento de semillas con mejor control de Fusarium y mancha amarilla del mercado. SUMIEIGHT MT brinda un control muy efectivo de las principales enfermedades (Tilletia caries, Tilletia foetida, Ustilago nuda tritici, Fusarium graminearum) con total selectividad al cultivo, la mejor compatibilidad con Azospirillum sp. y el menor riesgo para el usuario.

Cultivo de Trigo

Novedad