Novedad

Novedad

El doble golpe como táctica para controlar malezas “difíciles”

Características de una técnica poco comprendida.

La implementación correcta de la técnica del “doble golpe” representa una herramienta eficaz para el control de malezas “difíciles” o avanzadas en su ciclo y contribuye, además, a prevenir la evolución del a resistencia a herbicidas”. 

Detalles clave de la técnica

-El doble golpe permite reducir la magnitud del banco de semillas.

-Posibilita retrasar la evolución de la resistencia a herbicidas. Es importante para proteger la utilidad práctica y económica de herbicidas cuyo futuro se vislumbra crítico, como por ejemplo el glifosato y los herbicidas inhibidores de ALS.

-El intervalo de tiempo óptimo entre el primer y segundo golpe depende de los herbicidas empleados, así como de la/las malezas a cuyo control esté dirigido.

-El tamaño pequeño de la maleza y/ o la ausencia de estrés histórico o actual aseguran el buen desempeño de esta técnica.

-La tecnología de aplicación adecuada a los herbicidas empleados en cada una de las etapas  contribuye más significativamente al éxito de esta práctica.

-El doble golpe es más costoso que un tratamiento simple, por lo tanto es imprescindible  implementarlo correctamente y reservarlo para situaciones “de emergencia”  o tratamientos de rescate.

 

¿Qué es el doble golpe?  

El doble golpe, consiste en la implementación secuencial, previo a la siembra, de dos tácticas de control, comúnmente dos herbicidas con diferentes modos de acción sobre un mismo flujo de emergencia o una misma cohorte. El objetivo del segundo tratamiento es eliminar los sobrevivientes del primer tratamiento y no necesariamente debe emplearse para ello un herbicida, pudiendo recurrirse a un método mecánico, manual-mecánico o físico.  

El doble golpe aplicado al manejo de malezas comenzó a utilizarse en la década de 1960, cuando la siembra directa aún estaba en desarrollo y en Argentina se difundió ampliamente en los últimos años como consecuencia de la importancia que adquirió la rama negra (Conyzaspp.). El modelo de doble golpe más utilizado, consiste en  la aplicación primero un herbicida o combinación de herbicidas sistémicos (p.e. glifosato, algún herbicida hormonal o un graminicida selectivo post-emergente si se trata de malezas gramíneas) cuando las condiciones ambientales y de la maleza favorecen la máxima absorción y traslocación  y luego de un lapso de tiempo determinado, pero siempre antes que la maleza tratada decaiga en exceso, se aplica con un herbicida de contacto como por ejemplo un bipiridilo (diquat o paraquat). El control de las malezas que germinaron durante el intervalo entre ambos tratamientos es un beneficio adicional de esta técnica.

 

¿Cuáles son los beneficios del doble golpe? 

-Permite alcanzar altos niveles de impacto sobre las malezas más problemáticas a modo de frenar y comenzar a reducir la magnitud del banco de propágulos (semillas y yemas).

-El doble golpe permite lograr un excelente control de malezas en un barbecho  corto o en pre-siembra anticipada lo cual es fundamental en siembra directa.

-Permite controlar exitosamente, antes de la siembra, poblaciones densas y malezas relativamente avanzadas en su ciclo, reduciendo así la probabilidad del rebrote posterior.

-Permite retrasar la evolución de la resistencia a herbicidas cuando el problema aún no se ha instalado en el lote. En una simulación a lo largo de 30 años, donde se     aplicó secuencialmente glifosato y paraquat, se demostró que el doble golpe como estrategia,  redujo significativamente la probabilidad de evolución de resistencia en raigrás anual (Loliummultiflorum) (Tabla1).

Tabla 1.  Probabilidad de evolución de resistencia glifosato en raigrás anual con cuatro estrategias de manejo (Neveelal.2003)

Estrategia

Probabilidad de evolución de resistencia a glifosato

Glifosato todos los años

0,64

Glifosato  alternado  con  paraquat  cada año

0,35

Doble golpe todos los años

0,00

Doble golpe 3 años cada 5 años

0,017

 

-Si la resistencia ya se manifestó en el lote, esta técnica contribuye a mitigar el problema. 

¿Qué hay que tener en cuenta para lograr el éxito con la técnica del doble golpe? 

-El herbicida o combinación de herbicidas sistémicos debe ser aplicado en primer lugar (primer golpe) y luego debe realizarse el tratamiento con el herbicida de contacto quemante o desecante o bien la práctica de naturaleza física como, por ejemplo, un corte (segundo golpe). Es imprescindible respetar esta secuencia ya que la técnica requiere que el herbicida sistémico se movilice y alcance, en una concentración suficiente, los diferentes puntos críticos de la maleza tal como los meristemas terminales y laterales. Si se opera a la inversa, se dañará el follaje que es la vía de acceso imprescindible del herbicida sistémico.

Tabla 2.:Ejemplo de algunos herbicidas probablemente exitosos para ser empleados en la implementación del doble golpe.

Grupo

(HRAC)

Ingredientes Activos Sistémicos (Primer Golpe)

A

Cletodim,  Haloxifop  Rmetil,  Quizalofop  metil,  Quizalofop  P

tefuril

0

2,4D; Fluroxipir, Dicamba, Picloram, Clopiralid

G

Glifosato

F3

Aminotriazol

Grupo

(HRAC)

Ingredientes Activos de Contacto (Segundo Golpe)

D

Paraquat, Dicuat

H

Glufosinato de amonio

E

Saflufenacil

-Debe respetarse un intervalo de tiempo variable entre ambos tratamientos. Tradicionalmente, el lapso sugerido entre el primer y segundo golpe fue de 4 días como mínimo con 7 - 10 días como óptimo. Cuando el objetivo es tratar malezas avanzadas en su ciclo, es importante aplicar el segundo golpe antes de que la planta tratada decaiga en exceso ya que la maleza debe tener suficiente follaje para recibir adecuadamente al herbicida de contacto. El intervalo dependerá de la especie de maleza, de su tamaño y edad así como de la combinación de herbicidas empleados y el ambiente imperante. En general malezas jóvenes asociadas a ambientes favorables requieren de intervalos menos prolongados que malezas avanzadas en su ciclo o bien que han prosperado en ambientes desfavorables. Intervalos muy prolongados pueden reducir la eficacia del doble golpe al permitir que las malezas se recuperen del primer tratamiento. 

-En el momento de efectuar el primer tratamiento (primer golpe), la maleza debe encontrarse en las mejores condiciones posibles en cuanto a su actividad. De este modo el herbicida sistémico podrá ser absorbido, se movilizará y acumulará en los puntos críticos y en la concentración suficiente para actuar de acuerdo a lo esperado previo a la realización del segundo tratamiento. Las malezas no deben estar sufriendo estrés de ningún tipo, ya sea por sequía, inundación, heladas, temperaturas elevadas, enfermedades, plagas o pastoreo. Confrecuencia, el segundo golpe puede fracasar o presentar un desempeño pobre cuando la maleza está muy estresada o no tiene suficiente follaje receptivo para el herbicida de contacto. La implementación de doble golpe debe ser una práctica previamente planificada.

-Si bien el doble golpe es una técnica muy eficaz para el control de malezas difíciles o avanzadas en su ciclo, no debería constituirse en una práctica rutinaria. La disponibilidad de esta técnica, no debería trasformar en habitual el hecho de llegar a la siembra con los lotes con alta densidad de malezas, plantas muy grandes o avanzadas en su ciclo ya que en ese momento se habrá producido un elevado consumo de recursos necesarios para el cultivo siguiente y probablemente las malezas habrán generado nuevas semilla o yemas. En estos casos, esta valiosa técnica, nos habrá servido sólo para satisfacer nuestra necesidad de vengarnos de un “enemigo” que ocupo el espacio que le cedimos como resultado de los propios errores de manejo. 

-El doble golpe debe aplicarse antes de la siembra del cultivo. Intentar controlar a las sobrevivientes del barbecho, rusticadas por la sequía y las bajas temperaturas, con posterioridad a la siembra o en el peor de los casos, con el cultivo ya emergido, es un error agronómico.

 

Ejemplos de malezas controladas con la técnica del doble golpe 

Aplicando esta técnica se lograron resultados de control relativamente exitosos con rama negra (Conyza  spp.); raigrás anual (Lolium multiflorum); flor de Santa Lucía (Commelina erecta) y Senecio (Senecio argentino). Se continúa explorando su eficacia sobre otras malezas.

 

Fuente: INTA (Juan Carlos Papa y Daniel Tuesca).

 

Doble Golpe

Novedad