Novedad

Novedad

Qué hacer con las malezas que compiten con los cultivos

El capín de arroz puede generar pérdidas de hasta el 50 % en los rindes final del cultivo de soja. Técnicos del INTA recomiendan acentuar los controles pre y postemergencia

Un trabajo realizado por especialistas del INTA Pergamino –Buenos Aires– determinó que la soja rindió hasta un 50 % menos en lotes donde la cobertura de la maleza conocida como capín de arroz llegó al 75 %.

Gabriel Picapietra, especialista en manejo de malezas, explicó que Echinochloa colona (L.), conocida como capín de arroz, presenta una fuerte competencia con el cultivo de soja. “En lotes donde la cobertura relativa de la maleza es alta, por ejemplo de un promedio del 75 %, observamos pérdidas mayores al 50 % en el rendimiento final del cultivo”, señaló.

El monocultivo de soja en siembra directa y la falta de rotación, sumado a la aplicación indiscriminada y sin planificación de herbicidas, derivaron en la selección de poblaciones resistentes. Conceptos como estos, serán ampliados y profundizados durante la Jornada Nacional de Malezas, que se realizará el 18 de marzo en el INTA Oliveros –Santa Fe–, organizado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y la provincia de Santa Fe, con entrada libre y gratuita –aunque con cupos limitados–.

Según el informe elaborado por especialistas del INTA Pergamino, en la Argentina se detectaron siete especies de malezas que presentaron biotipos resistentes al glifosato, entre ellos la E. colona.

De acuerdo con Juan Carlos Ponsa, uno de los técnicos que participó de la investigación, los datos más interesantes se basan en el manejo y el control temprano de la maleza. Lo que significa “realizar un control correcto durante la etapa de pre y post emergencia tanto de la maleza como del cultivo”.

La aplicación de graminicidas durante la post-emergencia del cultivo y de la maleza fue satisfactoria. “Durante la investigación, logramos alrededor del 90 % o más de eficiencia con el uso de quizalofop”, aseguró Picapietra.

En cuanto al control con herbicidas, existen cuatro familias que permiten planificar un manejo adecuado en su rotación. Entre ellos, “las familias de las cloracetamidas, triazinonas e isoxazolidinonas, manifestaron buenos resultados en las primeras evaluaciones”, sostuvo el investigador. Para quien las sulfonilureas e imidazolinonas “mostraron excelentes controles por un período de tiempo más prolongado”.

En este sentido, Picapietra agregó que “en ensayos preliminares el uso de cultivos de cobertura redujo la infestación posterior de esta maleza, sumado al uso de herbicidas”.

Maleza, en foco

Echinochloa colona es una planta herbácea, que se desarrolla en forma de mata, con tallos erguidos hasta 90 centímetros de altura. Reverdece y brota en primavera y florece a partir del verano hasta el otoño, donde culmina con la fructificación.

Por esto, “la ventana de acción para el control de esta maleza es a partir de su germinación, durante septiembre y octubre”, expresó Picapietra.

Echinochloa colona

En la Argentina, no se conocen estudios de bioecología sobre esta especie, motivo por el cual, hasta el momento, las estrategias se basaron en datos empíricos o en investigaciones extranjeras. Aquí radica la importancia de este tipo de investigaciones llevadas adelante por los técnicos del INTA.

Los datos utilizados para la realización de este artículo, son el resultado de un año de investigación. Por lo que, según los investigadores, es necesario repetir estos ensayos para generar una mayor certeza en los datos.

Fuente: INTA informa

Novedad