Nombre científico: Anticarsia gemmantalis

Nombre común: Oruga de las leguminosas

Descripción biológica: la coloración es normalmente verde claro, pero puede ser más oscura, casi negra cuando las temperaturas son altas. Líneas longitudinales blancas. Presenta el último par de patas falsas (espuripedios) extendidas hacia atrás en forma de V. Cada segmento de su cuerpo está separado por una línea transversal amarillenta o anaranjada. Llegan a medir unos 35 a 40 mm. El mayor número de orugas se ubican en el tercio superior de la planta. Se distingue fácilmente porque al ser tocada o molestada se agita compulsivamente, nunca se enrosca. Empupa en el suelo. Coloca los huevos en forma asilada preferentemente en el envés de las hojas.

Comportamiento: la oruga puede ser verde en etapas tempranas y oscurecerse paulatinamente. Esta característica indica mayor metabolismo y, por tanto, mayor tolerancia a insecticidas. Consume las hojas desde afuera hacia adentro, también tallos tiernos, pecíolos y vainas, comenzando por el borde hasta el grano.
Ataca más tardíamente que la medidora común, dependiendo la latitud y las temperaturas de cada zona, siendo más problemática en lotes de segunda época de siembra. En una semana puede completar el ciclo de larva recién salida del huevo hasta larva de último estadio cuando las temperaturas son altas.

Fuente: Garcia F. O., I. Ciampitti y H. Baigorri (ed.). 2009. Manual de manejo del cultivo de soja. IPNI Cono Sur. Acassuso, Buenos Aires, Argentina. 180 pag. ISBN 978-987-24977-0 5.