Nombre científico: Phakopsora pachyrhizi

Nombre común: Roya asiática de la soja

Síntomas: las hojas son los órganos más frecuentemente afectados por esta enfermedad, manifestándose inicialmente por la presencia de diminutas lesiones o manchas, ocultas en las hojas inferiores, puntiformes de color grisáceo a amarillento, fundamentalmente en el haz. Luego estos puntos restringidos por las nervaduras oscurecen, adquieren forma poligonal y angular, y se transforman en lesiones necróticas, fácilmente confundibles con las causadas por otras enfermedades (mancha marrón, tizón y pústula bacteriana).
El tamaño inicial de las lesiones marrones alcanza cerca de 0,5 mm2, y es una de las causas de su difícil detección. Posteriormente las lesiones aumentan de área y oscurecen alcanzando aproximadamente 1 mm2 o más. A diferencia de otras royas, que se distinguen a simple vista por las pústulas, en esta a “ojo desnudo” solo se observan lesiones necróticas. En dichas lesiones y con la ayuda de una lupa de por lo menos 20 aumentos, pueden observarse las pústulas (1 a 15 por lesión) sobresalientes, como ampollas, principalmente en la cara inferior de las hojas. Cuando se liberan las urediniosporas (causantes de las epidemias) las pústulas adquieren aspecto de “volcán”, con un poro central. La presencia de las pústulas es un indicio certero de la presencia de la enfermedad y la distingue de otras manchas foliares.
Es más común observar los síntomas de roya en la parte basal del cultivo que en la superior. El amarilleo de las hojas inferiores (a veces de aspecto de “mosaico”), también es un síntoma clave a tener en cuenta para comenzar la observación. En condiciones óptimas para el desarrollo de la enfermedad, la sintomatología descripta es acompañada por una intensa defoliación que comienza por las hojas inferiores.

Condiciones ambientales predisponentes para el establecimiento de la enfermedad: el período crítico se sitúa entre los 15 y los 28° C, humedad relativa elevada (80%), y períodos de mojado foliar de 6 horas como mínimo.

Importancia relativa: potencial muy elevada.

Fuente: Garcia F. O., I. Ciampitti y H. Baigorri (ed.). 2009. Manual de manejo del cultivo de soja. IPNI Cono Sur. Acassuso, Buenos Aires, Argentina. 180 pag. ISBN 978-987-24977-0 5